Trajeto da agonia

Largas passadas de quase correr:
O instinto do medo abocanha o bicho de si.
No trajeto da agonia
Esconde a espessa camada de pânico,
Rasga os rincões da paz.
Suor serve de mar
A um rosto crivado de tonturas:
Nauseia-lhe o beijo que não deu.
Águias lhe palpitam
Fervidas no delito das artérias.
Os olhos não valem doçura tanta.
Afeito ao brumoso da vida,
O ar não lhe chega, não lhe basta.
Bafeja o deus da guerra, sem oferenda
Do sonho vaza para um real cortante.

Alejandra Pizarnik

 

Exilio

A Raúl Gustavo Aguirre 

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en qué vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.
¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas,
aunque fuere con sonrisas?
Siniestro delirio amar a una sombra.
La sombra no muere.
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ángeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.
 

 

Sentido de Su Ausencia 

si yo me atrevo
a mirar y a decir
es por su sombra
unida tan suave
a mi nombre
allálejos
en la lluvia
en mi memoria
por su rostro
que ardiendo en mi poema
dispersa hermosamente
un perfume
a amado rostro desaparecido.